Dicen que si bebes, no conduzcas

Destacado

Me sumergí en un caliente y espumoso baño.
Cerré mis ojos e incluso la mente.
Cada parte de mi cuerpo se fue relajando lentamente.

Ummm… Que bueno, cuanto tiempo sin darme este placer.

baño de espuma

baño de espuma

Sabía que si permanecía un poco mas acabaría durmiéndome, así que alargué mi estancia en la bañera únicamente cinco minutos mas.

Me cubrí el cuerpo con una toalla caliente y con otra envolví mi rebelde cabello.

El cuarto de baño estaba lleno de vaho, no se veía nada. Con un extremo de la toalla limpié el espejo formando círculos.

Al verme reflejada exclamé un sonoro “buffffff…” No me había desmaquillado y se me había corrido el rímel.  Todo el contorno de mis ojos estaba completamente ennegrecido. Mi apariencia era la de un mapache.

Busqué hasta la saciedad el desmaquillante, pero finalmente tuve que desistir.

Ya me lo han cogido otra vez !!
Que manía tienen de no devolver las cosas a su sitio.
Bueno, la verdad es que esto lo han heredado de mi.
En fin, eso ahora no viene a cuento.

Sigue leyendo

Quizá solo es un vicio

Destacado

 

Estoy inquieta. Algo me desvela.
La noche esta oscura.  La Luna está oculta.

Enciendo un cigarrillo, aspiro una profunda calada.
El humo se viene hacia mi, me ciega.
Cierro los ojos.

Es un vicio. Lo sé.

Siento que me ahogo, necesito una válvula de escape.

Me subo a la moto. Giro la llave y la pongo en marcha.
Me encanta su sonido atronador.

Embrago, pongo primera.
No enciendo las luces, pienso ir a oscuras, tampoco llevo equipaje, no quiero llevarlo.
Únicamente voy con lo puesto.

Se que olvido algo importante, pero como siempre, voy con prisas y no atino a saber que es, o mas bien, creo que me importa poco.

De vicios

A cien por hora

Pongo segunda.
El mar queda a mi izquierda, siento su olor e incluso adivino su sabor salado.
Eso me pone a cien.

Sigue leyendo

Gente que vale la pena

Destacado

Me gusta esa gente, que es humilde y sencilla, pero directa y con carácter.

Que no te critica, simplemente te escucha.

Que te repite hasta la saciedad que valores lo que posees y
que olvides de una puñetera vez lo que te duele.

Que no se corta un duro en decirte que no quiere verte otra vez con ese horrible chándal, porque sabe que lo utilizas de pijama cuando estás en casa.

Que de repente y sin más te envía unas frases que te motivan y eso te alegra el alma.

Que cuando en el rostro la risa es escasa, hace todo lo posible por sacarte una sonrisa.

Que consigue hacerte reír a carcajadas poniéndose de ejemplo.

Esa gente con la que en algún momento has llegado a perder la noción del tiempo y del espacio, porque te sientes muy a gusto.

Que en los momentos alegres estuvo y en los duros te da la mano y no te la suelta hasta tener la plena seguridad de que

Sigue leyendo

Cada loco con su cana… O su canal

Destacado

Vengo de la peluquería. Entro en casa con una sonrisa de oreja a oreja.

En la TV estan haciendo futbol y el teleespectador es mi marido. Le doy un beso y me siento a su lado en el sofá.

-Hola. ¿Que tal?

No se ni porqué pregunto. En primer lugar, a mí el fútbol me la trae floja. Y en segundo lugar, cuando hay fútbol en la TV, mi marido se queda embelesado y no oye, ni ve “tres en un burro”.

-¿Como van?

-Faltaaaa !!!

Sigue leyendo

La postura cuenta

Destacado

Estaba tumbada en mi sofá, en una postura poco femenina. Una pierna sobre el respaldo, la otra en caída libre y pensando en las musarañas.

Era uno de esos días que no tienes ganas de pegar golpe.

Ojala tuviese yo una varita mágica como Mary Poppins,  que me limpiase toda la casa por arte de magia. Pensé.

Allí estaba yo embelesada, imaginándome la situación y recreándome en ella, cuando sonó un pitido en el móvil, un wasap.

Esto estropeó el glorioso momento, me sacó de mi ensimismamiento trasladándome a la triste realidad. Seguía todo por hacer, no había varita.

No osé mirar quien era el idiota que había roto el silencio, mis pocas ganas de mover ni un mísero músculo me lo impidieron, así que me mantuve en la

Sigue leyendo

Te añoro

Destacado

Hace tiempo que no vienes.
Las noches se me hacen eternas.

Sigo esperando,
porque tú me lo indicas.
No se porqué lo hago,
pero te sigo la corriente.
Siempre he creído en ti.

Si supieras cuanto te añoro…

Venías a verme casi todas las noches
cuando todos dormían,
cuando todo quedaba en silencio.

Mi cuerpo quedaba alumbrado
por la suave y mágica luz de la Luna.

Luz de Luna

Luna

Te acercabas despacio,
sigilosamente.
Me susurrabas al oído palabras bellas, dulces,
muy hermosas
.

Yo sonreía.
Me alegraba tanto que me despertaras así.
Tu lo sabías.

Nuestros pensamientos estaban enlazados.
Nos amábamos.

Ahora todo ha cambiado.
No me hablas.
No te manifiestas.
Hace tiempo que no vienes.

Si me quejo,
no obtengo respuesta.

Empiezo a dudar de ti.
Va a ser
que esta relación nuestra
está llegando a punto muerto.

Te añoro tanto

Inspiración.  Vuelve pronto a mí.

 

 

fotomontaje amparoperezortolá

 

 

 

 

 

 

 

El quinto sabor

Los científicos han detectado nuevas papilas gustativas que identifican un nuevo sabor. Los cuatro sabores (amargo, ácido, dulce y salado) nos resultan muy familiares, pero hay un quinto sabor desconocido para la mayoría de  nosotros.

fotomontaje el quinto sabor

el quinto sabor

No es el picante, pues la sensación que despierta está  relacionada con el dolor. Tampoco la menta, que nos aporta una sensación de frío.

¿Y cual es ese sabor desconocido? Sigue leyendo

¿Sientes que el tiempo pasa volando?

Destacado

Siempre he tenido la sensación de que cuando era pequeña los días duraban el doble, que las horas no pasaban nunca…

Ahora los días me pasan volando, al igual que las semanas, meses y no te digo de los años…

Dentro de unas semanas será Navidad !!

Cuánto más mayores nos hacemos más aumenta la sensación de que el tiempo se acelera, de que la vida pasa cada vez más deprisa.
Es el llamado efecto reminiscencia.

La memoria está íntimamente ligada con la intensidad de las emociones y acontecimientos vitales vividos.
Es un recurso de nuestro cerebro para concentrar los recuerdos en períodos concretos de nuestra vida y que se empieza a manifestar a partir, más o menos, de los cincuenta años de edad.

Es en este momento, cuando en nuestra memoria se acumulan y rememoran aquellos instantes vividos, de cuando teníamos alrededor de veinte años.

A esa edad es cuando se presentan en la vida de las personas sucesos emocionalmente intensos. Los primeros viajes, el amor más consolidado, un trabajo más estable…

Efecto reminiscencia

¿Sientes que el tiempo pasa volando?

Es en definitiva, cuando se configura nuestra forma de ser y lo que seguramente seremos el resto de nuestras vidas.

Con el paso de los años formamos una familia, nos acostumbramos poco a poco a una rutina.

La falta de nuevas experiencias y la monotonía hacen que se tenga la sensación de que el tiempo pasa rápidamente, es decir, cuantos más recuerdos iguales tenemos, más deprisa pasa el tiempo, porque nos instalamos en esa rutina que tan poco nos aporta.

Si queremos parar el tiempo, o al menos la percepción que se tiene de él, el secreto está en dotar a nuestra memoria de nuevos recuerdos, experiencias y sensaciones que permitan a nuestro cerebro “paladear y saborear” los acontecimientos que estamos viviendo.

Hay que procurar salir de casa, pasear, quedar con nuestras amistades, atreverse a variar un poco nuestras aficiones, aprender (cursillos de idiomas, cocina, informática, manualidades…)

La conclusión es, aprovechar al máximo los días de nuestra vida, convirtiéndola así en algo más que una mera y simple rápida rutina.

Efecto Reminiscencia

Efecto Reminiscencia

 

 

Artículo realizado por Amparo Pérez Ortolá para la Revista TresVida.
Publicado el 4 de Febrero de 2009

SI NO LO DIGO… ! REVIENTO !
fotomontajes: amparoperezortola.wordpress.com