¿Sientes que el tiempo pasa volando?

Siempre he tenido la sensación de que cuando era pequeña los días duraban el doble, que las horas no pasaban nunca…

Ahora los días me pasan volando, al igual que las semanas, meses y no te digo de los años…

Dentro de unas semanas será Navidad !!

Cuánto más mayores nos hacemos más aumenta la sensación de que el tiempo se acelera, de que la vida pasa cada vez más deprisa.
Es el llamado efecto reminiscencia.

La memoria está íntimamente ligada con la intensidad de las emociones y acontecimientos vitales vividos.
Es un recurso de nuestro cerebro para concentrar los recuerdos en períodos concretos de nuestra vida y que se empieza a manifestar a partir, más o menos, de los cincuenta años de edad.

Es en este momento, cuando en nuestra memoria se acumulan y rememoran aquellos instantes vividos, de cuando teníamos alrededor de veinte años.

A esa edad es cuando se presentan en la vida de las personas sucesos emocionalmente intensos. Los primeros viajes, el amor más consolidado, un trabajo más estable…

Efecto reminiscencia

¿Sientes que el tiempo pasa volando?

Es en definitiva, cuando se configura nuestra forma de ser y lo que seguramente seremos el resto de nuestras vidas.

Con el paso de los años formamos una familia, nos acostumbramos poco a poco a una rutina.

La falta de nuevas experiencias y la monotonía hacen que se tenga la sensación de que el tiempo pasa rápidamente, es decir, cuantos más recuerdos iguales tenemos, más deprisa pasa el tiempo, porque nos instalamos en esa rutina que tan poco nos aporta.

Si queremos parar el tiempo, o al menos la percepción que se tiene de él, el secreto está en dotar a nuestra memoria de nuevos recuerdos, experiencias y sensaciones que permitan a nuestro cerebro “paladear y saborear” los acontecimientos que estamos viviendo.

Hay que procurar salir de casa, pasear, quedar con nuestras amistades, atreverse a variar un poco nuestras aficiones, aprender (cursillos de idiomas, cocina, informática, manualidades…)

La conclusión es, aprovechar al máximo los días de nuestra vida, convirtiéndola así en algo más que una mera y simple rápida rutina.

Efecto Reminiscencia

Efecto Reminiscencia

 

 

Artículo realizado por Amparo Pérez Ortolá para la Revista TresVida.
Publicado el 4 de Febrero de 2009

SI NO LO DIGO… ! REVIENTO !
fotomontajes: amparoperezortola.wordpress.com

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s