Posdata

Destacado

Acarició el lomo de los libros delicadamente deslizando el dedo como a cámara lenta. Todos ellos poseían una cuidada encuadernación, tipografía atractiva y textura sedosa comparable a la piel de una mujer.

Su biblioteca era extensa, un desfile de tesoros para la vista.


Escogió el primero, hojeó una página deleitándose con el poema escrito allí, dejó una señal para volver más tarde, quizá al día siguiente o dentro de un año, eso formaba parte del ritual. Tomó otro, en su interior yacía una flor depositada hacía meses, absorbió su aroma. Aunque seca seguía preciosa. Lo colocó en su lugar, bien alineado y en el orden que por importancia les había adjudicado.

Conocía la ubicación, el color y la emoción que le provocaba cada uno de ellos. Revolotear con las páginas le proporcionaba un impacto visual y emocional irresistible, tan satisfactorio y comparable a un orgasmo.

Y entre todos esos libros, todas esas páginas estaba yo. Poema lírico de estilo libre, seductor y apasionado, otras veces complicado.
Mantenía en blanco las hojas de respeto y cortesía, inaudito en algo tan leído.

El libro aun sin firma, incluía posdata:
Ojalá pudiéramos ser extraños otra vez, la belleza colateral de empezar de nuevo.

Posdata, publicación 30-01-2022
@amparoperezortola
sinolodigoReviento
música Esta boca es mía, Joaquín Sabina
fotografía origen pinterest

te trazo

Destacado

Te pienso.
Toco tu espalda, con mi dedo toco tu espalda
desde la nuca ligeramente hacia abajo y sobre ella pinto,
voy pintando con mi mano que ahora es pincel.
Trazo líneas densas, anchas, que bajan y suben,
y vuelven a bajar y a subir.
Humedezco la punta del pincel con la pintura creada por mí para ti.
Te miro, te pienso.
Tu cuerpo es un lienzo en el que dibujo vocales y consonantes
con trazo firme pero suave y delicado.
Cierro los ojos y te trazo.

ele,
ese,
eme…

Invento un idioma,
esa grafía que solo interpretamos nosotros.
Mmm… Suspiro.
Me miras.
Aun teniendo los ojos cerrados siento tu mirada.
Empapo el pincel, y pinto
añado más pintura, mucha más y derramo el resto sobre ti.
Respiro agitada.
Embadurno tu cuerpo con mis manos, esos pinceles
que bajan y suben,
y vuelven a bajar y a subir.
Y te pienso, te trazo.
Te tengo.

trazos,
te trazo

@amparoperezortola
sinolodigoReviento

fotografía Francesca Woodman
música Luis Eduardo Aute – Alevosía

2 de Enero de 2022

https://amparoperezortola.wordpress.com/2022/01/02/te-trazo/

dudas

Destacado

Domingo 5 de diciembre de 2021:
A esta hora es cuando el sol tímidamente se cuela por mi ventana y me acaricia por primera vez en el día. La tetera produce olas de sonido creando el inigualable silbido que anuncia la confortable taza de té por venir. Ese brebaje sencillo, ligeramente amargo y contextura perfecta.
Hoy desperté junto a él. Por más que intento sacarlo de mi vida sigue volviendo. Mi cuerpo lo anhela y ese deseo crece con fervor. Yace desnudo en mi cama casi con la misma postura como yo desperté en la suya la semana anterior.
A través de mi ventana la vida parece fácil, pero no lo es desde que somos amantes. Me pregunto qué me deparará el futuro, pero en el mientras tanto prefiero disfrutar de este domingo mirándolo, amándole mientras pueda. El amor se diluye con el tiempo, es inevitable.
Luego será cosa del pasado, pero ahora es real.

si no lo digo Reviento
@amparoperezortola

5 de diciembre de 2021

Tantas dudas. Antonio Orozco ft India Martinez

ella

Destacado

Fantaseo que revuelvo tu cabello, lo desgreño y peino con cariño
acercándome, empapándome de tu perfume favorito,
que ahora también es el mío.
Me fascina tu voz, mirarte los labios mientras hablas y con disimulo
rozar tu pierna por debajo del mantel.
Me confunde tanta adicción, tanto querer, tanto amor por ocultar.
Tengo miedo de decirte, ya que es cosa de dos,
que tú también me quieras.

@amparoperezortola
sinolodigoReviento

9 de Mayo de 2021

dos o tres segundos – aute


dos o tres segundos aute


mami

Destacado

Floto y me dejo llevar con esa música arrulladora. Tu voz.
Lo  primero que deseo ver al emerger.  Nazco.
Lloras, lloro, mas soy muy feliz.
Alimentas mi cuerpo con tu dulce elixir.

Mi origen, ese vínculo que nadie podrá romper jamás.
Gracias.
Te debo la vida. Estoy en deuda.


madre

Amaia Montero – Te voy a decir una cosa

Dedicado a mi madre.

@amparoperezortola
sinolodigoReviento

loca

Destacado

Me gusta caminar por la orilla del mar, sentir su frescura en mis pies, ver el cielo en cada una de sus versiones de color, incluso cuando llueve. La luna me fascina, sabe escuchar lo que le cuento, cada noche lo hago, reímos o lloramos juntas, me aconseja, aunque la mayoría de veces acabo haciendo lo que me da la gana.
Puedo estar tumbada en una nube saboreando la vida, disfrutando de la compañía de los míos como de  repente caer desde allí arriba en barrena hacia el infierno. Un tono de voz, una coma mal situada en una frase, un saludo eludido e incluso el tema de una canción pueden hacer que mi vida se desmorone en un segundo y caiga en picado.

Me llamaron loca, eso ofende; A algunos he llegado a odiarles por ello, pero con el tiempo he aprendido a ignorar a esa gente,


En este momento todo sería más fácil y más sensato si tomara esas dichosas pastillas, las dejé hace más de un año, pensé que podría manejar mi estado de ánimo. He estado equivocada, a partir de entonces he vuelto a sentirme en una montaña rusa. Me elevo de satisfacción y euforia como puedo inclinarme sobre mi misma sopesando la caída con angustia, entro y salgo, vuelvo o huyo.
Amo hasta el infinito y más allá a mi familia, amiga de mis amigos, tengo mucho amor para dar y debería apreciar el que recibo.
Debo tomar esas pastillas, no estoy loca, simplemente he de asumir que soy bipolar.

P.D. Pido perdón por mi comportamiento a cualquiera que haya podido ofender y en especial a una persona a la que quiero con locura.

mR

jorge drexler – la edad del cielo.

@amparoperezortola
sinolodigoReviento
4 de Abril de 2021

Esperanza

Destacado

Esperanza ha nacido hoy en casa. Papá no ha podido estar, se lo ha impedido el cierre perimetral. Acaba de llamarme por teléfono, está orgulloso de mí, ha dicho que estoy hecho un hombre.
Ha ocurrido hace tan solo unas horas, todavía no lo puedo creer. Gracias a Dios que María la vecina estaba y ha controlado, es matrona. Y mamá tan entera, como ha hecho todo según las instrucciones de los médicos vía telefónica.  Respirar, empujar, gritar. Creí que iba a desmayarme, menos mal que no ha sido así y he podido estar dándole la mano y secándole la frente con la toalla.

Me gusta mi nueva hermanita, sus ojitos y naricita. Me pregunto cuando la saquemos a la calle y vea a la gente con mascarilla. ¿Pensará que tienen media cara? ¿Que las caras son así?  Únicamente verá las nuestras y las de la tele. Es lo que toca haber nacido ahora.


Esperanza significa confianza, seguridad, ilusión, creencia, perspectiva, optimismo…
Lo sé porque acabo de buscarlo en el diccionario. Si me viese la profe de lengua no se lo cree ni ella. Está clarísimo que mi madre ha escogido el nombre de su hija por el significado.

Esperanza, nacida en la tercera ola de la pandemia, en pleno proceso de vacunación y polémica con las vacunas. 333 días después del estado de alarma, según mi diario, por cierto, regalo del abuelo.
Lo compró en Amazon durante el confinamiento y me aconsejó que escribiese cada día algo, aunque fuese una chorrada. Le hice caso, empecé a escribir el 20 de Abril de 2020, el día que nos dejaron salir a la calle a los niños.
El abuelo también me ha felicitado por haber sido tan mayor, le he dado las gracias.
Soy mayor o pequeño depende de para qué cosas, pero bueno.

Me encanta mi hermana, su piel tan suave, su olor. Mi madre la alimenta. Me emociono al verlas, mi madre lo ha notado. Jamás olvidaré este día, esta sensación.
 _Te quiero mucho mi pequeño, me ha dicho.
_Yo también te quiero mamá.

@amparoperezortola
#sinolodigoReviento

31 de Enero de 2021

conchita – El viaje

Quizá olerá a primavera

Destacado

Salí de la ducha envuelta en una minúscula toalla. Mientras peinaba el cabello con los dedos observé a través del espejo como me miraba.
Me llamó desde la cama y apartó las sabanas dejándome entrar. Hacía frío. Arropó mis hombros con sus brazos y depositó la tibieza de sus labios en mi frente.
Alcé la vista, nos miramos. No dijimos nada por un rato, tratando de alargar ese momento de bienestar e intimidad durante más tiempo. Moví los labios queriendo decir algo, impidió que lo hiciese sellando mi boca con un beso.
Cerramos los ojos. Se escuchaba el viento afuera que hacia estremecer los cristales en la ventana. Tal vez la próxima vez olería a primavera. Quizá.

Antonio Orozco – Entre sobras y sobras me faltas

fotografía Uğur Başaran
música Antonio Orozco – Entre sobras y sobras me faltas

texto si no lo digo Reviento
@amparoperezortola

Quién eres tú

Destacado

eric zener

eric zener, pintura realista

 

Me conquista, me seduce, me atrae.

Y nado, le nado, me encuentro irremediablemente dominada a estar ahí.
Comienzo un lento y agradable viaje de pensamientos
y me recreo en uno solo: el placer de sobrevolar planeando,
deslizándome por encima de él.

Es la gravitación de mi cuerpo al ser sensualmente capturada,
acariciada por esa corriente de fluidos, sensaciones y
sentimientos exquisitos e inconfundibles.

Y cuando me alejo, me deja ese efecto de dependencia
que hace que me enamore cada vez que vengo.
Y me pregunto: ¿Quién eres tú?

 

 

Aute – ¿Quién eres tu?

imagen pintura realista Eric Zener

@amparoperezortola
sinolodigoReviento

1 de agosto de 2020

 

 

Vuelve

Destacado

Te he estado esperando.
Desnúdame la piel, despacio, sin apuro,
descúbreme con un beso debajo de la sal.
Conquístame mientras sube la marea
quiero que explores la espuma de mi mar,
reduciendo la distancia que separa nuestras bocas
porque ahí es donde realmente quiero estar.
Quédate a mi lado, no me dejes ir.
Te he estado esperando.

te he estado esperando

 

 

@amparoperezortola
sinolodigoReviento
08/07/2020
imagen vía web
música cigarettes After Sex – Crush

 

Soñar contigo

Destacado

Reviso mi maquillaje, perfecto. Deposito en el guardarropa la chaqueta y los guantes, desde allí observo el interior de la sala del Jazz Club. Veo caras conocidas, saludo con la mano.

Sentado en la última mesa, como cada sábado, ese hombre de traje oscuro, zapatos brillantes y un vaso de whisky sin hielo, todo un enigma. Me dirijo hacia la barra caminando a escasos metros de él dejando una estela de perfume a mi paso. Sé que me está mirando, lo noto.

El barman advierte mi presencia, guiña un ojo y prepara el Martini como de costumbre. Me acomodo en el taburete cruzando las piernas, la falda sube un tramo, desvío la mirada hacia atrás, me observa fijamente.

La música que suena embruja y seduce, es un auténtico masaje para los oídos. No conozco al grupo. Leo la tarjetita, Zenet, me encanta.
Tomo la aceituna y sorbo mi copa, delicioso. Se oyen aplausos. Con una horquilla coloco un rebelde mechón de cabello en su sitio.

fabian perez

fabian perez pintor

Suena un nuevo tema “soñar contigo”.
Siento su mirada penetrante sobre mí, de arriba abajo, desde la nuca hasta los tobillos. Miro hacia su mesa, se quita el sombrero y me sonríe.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

 

Música:  Zenet – Soñar contigo
Fotografía: pinturas Fabian Pérez, pintor   

@amparoperezortola
sinolodigoReviento
10 mayo 2020

 

26 de abril de 2020, salen los niños

Destacado

desescalada

covid 19

En unas horas podré salir. Andrés me ha preguntado por donde iré, le he dicho que me gustaría ir al polideportivo para ver el campo de fútbol, dice que no me dejarán entrar, lo sé pero aunque sea desde fuera me hace ilusión. El no podrá salir, cumplió quince en enero. Siempre me ha dado envidia que fuese más mayor, ahora resulta que el suertudo soy yo.

Estoy nervioso aunque no lo demuestro. He pensado ponerme el vaquero y la camiseta del equipo, me ha costado decidirme entre la del entrene o la de partido. Me decanto por la primera, está más gastada pero me siento más cómodo. Cuando la vea mamá pondrá el grito en el cielo o quizá no, últimamente no me chilla.

Hemos repasado el recorrido cien veces con mis padres. Puerta, rellano, nada de ascensor, bajaremos a pie, con cuidado, sin tocar la barandilla, interruptores ni pisar los felpudos de los vecinos. Martita ha preguntado que pasará si se apaga la luz a mitad camino, nos hemos mirado todos con cara de susto. Papá se ha reído, mamá también, al final hemos reído todos. Me dolía la barriga de tanta risa. Papá y mamá nos han abrazado, parecíamos una montaña. Papá era la cima, luego mamá, después yo y Martita al fondo. Me han entrado ganas de llorar, no lo he hecho, que vergüenza.

Al final se ha decidido que papá se quede. Saldremos con mamá, cruzaremos la calle y tomaremos la avenida, pensamos que es más segura que la plaza Mayor. Seguiremos por San Pascual calle abajo, así el abuelo podrá vernos desde su ventana.
Le echo de menos. Ayer lo encontré raro. Dijo que confiaba en mí, que soy listo, que cuidase a mi hermana y de mis padres. Me lo hizo prometer.
Lo que me dejó a cuadros fue el taco «puto virus» y el
«te quiero» con el que acabó la conversación, nunca me lo había dicho antes.

Yo también te quiero abuelo.

Corre, dijo la tortuga – Joaquín Sabina

@amparoperezortola
sinolodigoReviento
26-04-2020

«Después de permanecer 42 días en casa sin poder pisar la calle por el estado de alarma a causa del coronavirus, los menores de 14 años podrán salir a pasear desde este domingo una hora al día y a no más de un kilómetro de distancia de su domicilio, acompañados solo por un adulto que conviva con ellos».

Cartas de amor

Destacado

cartas de amor

cartas de amor

 

Quizá con un poco de suerte llegue a tus manos,
y me toques o me roces, y yo te roce,
me mires, yo te mire, nos miremos,
y me leas, y releas, me huelas, y yo te huela,
me sientas, yo te sienta,
y me comas, me comas más y más, y yo te coma,
me beses, y yo te bese,
y nos bebamos y absorbamos hasta saciarnos.
Quizá con un poco de suerte llegue a tus manos.

 

deseo

caricia

 

Cartas de amor
@amparoperezortola
sinolodigoReviento
música «Alevosía» Luis Eduardo Aute

 

 

7 de marzo 2020

 

Malo

Destacado

Zona cero.

La encontré en el suelo de la cocina. La ambulancia estaba de camino.
Respiraba con dificultad. Le hablé dulcemente. Me apena pensar el que jamás sabré si logró entender lo que dije. Tenía el cabello revuelto, pegado a la cara y sucio de sangre seca. Pasé mis dedos por él intentando apartárselo con sumo cuidado para no hacerle daño. Los ojos completamente hinchados y amoratados dejaron en libertad una lágrima que se deslizó por su mejilla. Creo que me miraba, no estoy segura de ello. Tenía unas marcas horribles en el cuello y el labio partido. Intentaba decirme algo, quizá siempre lo hizo y no me di cuenta.

Acerqué mi oído a su boca. Parecerá una locura pero juraría que estaba cantando.
Fue entonces cuando me puse en su piel y entendí todo.
Sus gafas de sol a deshoras, la manga larga en verano, aquella mirada ese día. La conversación interrumpida en el parque…

maltrato

maltrato

Malo.

Le paso la botella de vino y el descorchador, mientras yo sirvo el plato de asado. Tiene buena pinta, la ocasión lo merece, es nuestro aniversario de boda.
No ha hecho ningún comentario sobre la falda, me extraña. Cuando la vimos en el escaparate comentó que con ella estaría estupenda. No entiendo por qué me vuelve a preguntar dónde he estado esta tarde, si ya le he dicho que con la niña en el parque. Me pide que me ponga en pie y pregunta si he ido vestida así. Giro sobre mi misma sonriendo esperando halagos sobre cómo me queda. Me acerca hacia él bruscamente tirándome del brazo, me quejo que duele pero parece no importarle. Aprieta mi mano al tiempo que dice que no le gusta que vaya vestida así, y menos al parque y sobre todo con la vecina. Siempre insistiendo en que no le cuente nada a ella. Me reiría de lo que escucho si no fuese porque me aterroriza. Le pido que me suelte, me retuerce el brazo. Intento no gritar, la niña despertará. Suplico que pare, me hace daño, aprieta más fuerte, el dolor es insoportable. Grito y su otra mano cubre mi boca. Araño su cara. Me insulta llamándome guarra, mientras me empotra contra la pared. Su mano oprime mi cuello con fuerza, la otra tira de la falda hacia arriba. De una patada separa mis piernas. Acerca su boca a mi oído, estoy angustiada, creo que me va a morder,
le agarro del pelo, él chilla y aprieta con fuerza asfixiándome. Desabrocha su pantalón, escucho el sonido de la cremallera bajar y el pánico inunda mi cuerpo. Lo va a hacer de nuevo, no debí perdonar, debí llamar. Tengo miedo, Le suplico que no lo haga.
Arranca mis bragas y me embiste violentamente.  Rezo para que no entre mi hija, temo por ella, temo por las dos y lloro. Escucho sus gruñidos, se enfurece porque está flácido, no ha logrado una erección para follarme. Mis ojos suplicantes y los suyos perturbados confluyen, eso le irrita más. Brama que no le mire, al tiempo que golpea con sus puños mi cara voceando puta con cada impacto.
Duele, duele mucho.Tengo nauseas. Me orino encima.
Voy a morir.

Malo

 

Bebe – malo

@amparoperezortola
si no lo digo Reviento
26-01-2020

016 llamada telefono malos tratos

malos tratos telefono 016

Quiereme

Destacado

Despierto. Desconcertada miro alrededor mío, la habitación está en penumbra.
Alcanzo el móvil, las cinco cuarenta. Sigo sin cobertura.
Me levanto con sigilo caminando de puntillas para no despertarle.

Hace frío.
Tomo el suéter del sofá y me lo coloco agradeciendo la suavidad y calidez de la lana.
Tanteo cual será el paradero de los zapatos, encuentro uno bajo la mesa, el otro
se resiste a aparecer. Rebusco en la despensa con la esperanza de encontrar
alguna infusión. Mientras se calienta el agua, avivo el fuego en la chimenea.
Allí aparece el travieso zapato. Sonrío.
El silbido de la tetera rompe el silencio.

mirar por la ventana

tomando té, mirando por la ventana

 

 

A través de la ventana  no se ve gran cosa, la niebla lo inunda todo.
El té sabe delicioso y su calor reconforta.
Rememoro la noche anterior, tendidos en el sofá, sus manos en mis hombros,
en el cuello, en los labios. Sensaciones tan placenteras que acabaron en sexo.

«El amor tiene dos caras» no la vimos terminar, en otra ocasión será.

beso

beso, besos

 

La casa es preciosa, de cuento, un placer para los sentidos.
Desde aquí se ve el dormitorio, apetece volver allí.
Camino hacia la cama mientras me descalzo, al tiempo que retiro el suéter lanzándolo al suelo.

Soñoliento me mira. Pide que no me mueva, que permanezca donde estoy.

pasion

pasion

 

Hago lo que dice. Me detengo a observarle, me encanta.
El frío eriza mi piel, el vello y los pezones.
Retira la manta invitándome a entrar. Susurra en mi oído un quiereme.

Pronto amanecerá y nos sorprenderá entre sábanas, besos y amor.

 

 

 

 

aute quiereme

@amparoperezortola
sinolodigoReviento

5 Enero 2020

 

Rozo tu pierna

Destacado

 

rozo tu pierna

rozo tu pierna

 

Rozo tu pierna con mi pierna,
rozo y dibujo la línea de tu pierna,
dibujándola de abajo arriba y de arriba abajo,
desde abajo hacia arriba, cuesta arriba, más arriba,
vuelvo despacio abajo,
y por debajo de la tela subo arriba,
desde, hacia, hasta, de principio a fin,
de un extremo a otro con mi pierna,
lento, muy lento, más lento,
rozo tu pierna con mi pierna.

 

@amparoperezortola
sinolodigoReviento

imagen vía web
música  Leonard Cohen I’m your man

 

Habitación 1212

Destacado

Estaba de espaldas. Pantalón vaquero, camisa a cuadros vichy, cabello muy claro y ligeramente ondulado. Hablaba con el recepcionista del hotel mientras ella lo miraba. No lograba escuchar la conversación desde allí, pero se la imaginaba.
Las piernas le temblaban, se le aceleró el pulso, estaba nerviosa.
Él se giró a ambos lados, no la vio. Se dio la vuelta y la distinguió de inmediato junto a unos turistas que acaban de llegar. Había algo extraño en ella, en su semblante, su pose. La notó distinta.
Se dirigió hacia ella.

_¿Vamos? _dijo él.

Caminaron hacia el ascensor y subieron junto a una pareja de jóvenes y dos mujeres. Alguien pulsó el botón y comenzaron a elevarse.
El espacio era amplio, salvo una, el resto de las paredes del ascensor eran de cristal.
Se observaba la ciudad, divina, como siempre. “Quinta planta” dijo una voz. Los jóvenes bajaron y las puertas se cerraron tras ellos. Una de las mujeres no dejaba de hablar sobre el precio del bolso que había comprado en las rebajas, mientras los miraba a ellos. Le parecía que el tiempo se ralentizaba y esto le causaba angustia. 

“Séptima planta”. Descendieron las mujeres. El ascensor se elevó de nuevo.
Él la miraba, ella dirigía la vista hacia el horizonte, no quería que se diera cuenta de cómo se sentía.
«Décima planta». Abandonaron el ascensor y comenzaron a caminar por el pasillo enmoquetado, como a cámara lenta.

<<¿Que va a pasar ahora?>> pensaba ella. <<Esto es una locura. Haremos el amor. ¿Eso es lo que haremos? ¿Hemos venido a eso? ¿A follar?>>

Se detuvieron ante una puerta, el introdujo la tarjeta.

<<No debo entrar>> pensó de nuevo. <<No imaginaba esta situación>>

_¿Se encuentra bien? _preguntó él, interrumpiendo sus pensamientos.

Ella movió los labios, pero no lograba articular sonido alguno. Se quedó mirando los cuadritos de su camisa en silencio.

_Está nerviosa _dijo él.

No era una pregunta, estaba afirmándolo.
Ella giró la cara hacia el pasillo que habían recorrido hacía un momento. Él acercó su mano hacia ella y acarició suavemente su mejilla.

besos caricias

<<Por Dios, que no haga eso<< pensó ella. <<Sabe que me derrito cuando lo hace>>

_¿Mieditis? _preguntó él.

Ella lo miró, pero siguió sin poder articular palabra.

_Sabe que no tiene que hacer nada que no quiera. ¿Lo sabe verdad? _insistió él.
_Yo…  _Logró decir ella.
_¿Quiere que nos vayamos? _preguntó dulcemente él.
_Si, por favor _contestó ella.

Se creó un momento de silencio.

_Querría mostrarle una cosa, solo será un momento, si le parece bien _dijo él.
_Bien _contestó ella.

Sorprendida observó que al abrir la puerta apareció otro pasillo más amplio y en su interior otro ascensor. Este los transportó dos plantas más hacia arriba.
Una vez allí se detuvieron ante una puerta. «Habitación 1212.»

_Pero con una condición _añadió él. _tiene que cubrirse los ojos. Prometa que no los abrirá_.
_¿Entonces como podré ver lo que me quiere mostrar? _dijo ella sonriendo.

Él también lo hizo al escuchar su comentario.

sensualidad erotismo

_Espere, sujétese de mi brazo, yo le guío _dijo él.

Tras atravesar el umbral ella percibió un olor y se detuvo. En ningún otro lugar le había impresionado tanto un aroma. Creyó adivinar que olía a madera de cedro, un olor que llega dentro, que emociona y que forma una idea de lo que puedes llegar a encontrarte.
Ella no lo sabía, pero él la miraba con deleite.

_Ya puede abrir los ojos _dijo él_. Mire.

Obediente y curiosa lo hizo.
Quedó perpleja. Se encontraban en el centro de una galería con techo a dos aguas de
cristal transparente por los que se podía ver el cielo. Los suelos eran preciosos, estaban recubiertos de madera de lama ancha. Era un espacio encantador y mágico.
Pero lo que realmente la dejó fascinada es lo que había sobre una robusta y enorme mesa de cedro. Una cantidad enorme de cactus en miniatura de distintas formas y tonos verdosos.

_¿Puedo? _preguntó.
_Por supuesto _respondió él.

Se acercó y con sumo cuidado eligió uno. Lo observó maravillada y lo depositó en su sitio. Su cara se iluminó al ver uno en el extremo. Tenía una forma peculiar, inclinada, como el que ella siempre le dibujaba a carboncillo para él. Cogió otro, lo observó de cerca. Era una vela, parecía tan real…

_¿Le gusta? _preguntó él, situado detrás de ella.
_Me encanta _le respondió ella sonriendo.
_Es para usted _dijo él_ y sepa que en toda la ciudad se han agotado. Están todos aquí.
_¿En serio? _preguntó ella, mientras se giraba y lo miraba a los ojos embelesada.
_No le quepa duda _respondió él, mientras su mano se dirigía hacia ella.

De nuevo acarició su mejilla y suavemente sus yemas se detuvieron en sus labios.

_Me gustaría tanto darle un beso _dijo él en tono muy bajo.
_Béseme _susurró ella.

…………

 

Sigue leyendo

Dulce magnetismo

Destacado

No fuimos, ni tu,
ni yo.

 

atracción

magnetismo

 

Quizá, simplemente fue
la calidez intima del momento,
los pensamientos profundos,
la embriaguez del azul cobalto.

El peculiar gusto del vino blanco,
la placidez y quietud del susurro.
la fusión entre sólido y líquido.

La delicadeza del tacto.
la suavidad de la palabra,
el deleite de la compañía.

El dulce gusto del helado de fresa,
el antojo de otros sabores,
la apetencia entre hombre y mujer.

El roce de partículas,
La aceleración de moléculas,
el desenfreno de hormonas.

No fuimos, ni tu,
ni yo.

Quizá simplemente fue
el dulce magnetismo,
de dos cargas opuestas
buscando lo mismo.

magnetismo

atraccion

 

 

 

Texto:  sinolodigoReviento
Música: JorgeDrexler
Imágenes: KülturTava

Publicado: 1 Agosto 2018

 

 

 

 

Los placeres de la vida, vivir es un placer

Destacado

 

los placeres de la vida

los placeres de la vida

«Enamorarse. Reírse hasta que te duela. Una ducha caliente.
Nadie delante de ti en la cola del supermercado. Un mensaje.
Escuchar la lluvia caer. Un café caliente. Una llamada. Los viajes en coche.
Tener un sueño bonito. Hacer el amor. Ganar un desafío.
Tomar de la mano a alguien que quieres. Escuchar las risas de tus hijos.
Encontrarte por la calle con un viejo conocido. Ver amanecer. Recibir un halago.
Hacer un regalo. Despertar y ver que todavía te quedan horas para dormir.
Haber disfrutado de la compañía de padres y hermanos. Hacer punto.
Oler las flores. Saborear un helado. Pisar un charco porque te apetezca.
Amamantar a tu bebé. Comer en familia el domingo. Zambullirse en el mar.
Hacer un postre y que salga bien. Ir al cine. Disfrutar de los nietos.
Cobijarte en un abrazo tierno.
Escuchar de manera casual a alguien que dice algo bonito sobre ti.
Vivir.»

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

©  2017@amparoperezortolá

sinolodigoReviento 03/09/2017

 

 

 

 

 

 

 

 

Todo no es casualidad

Destacado

 

 

El se introduce en mi mente creándome una temperatura corporal  elevada, superior a la normal.
Siento un impulso instintivo, excitante, interno, continuo.

Experimento una actividad física que no puedo controlar.

Abro la puerta, empleo el tacto en los muebles para guiarme en la oscuridad.
No esperaba esto, pero no lo voy a posponer.

Escucho su voz en susurros, de forma suave me guía y me dejo llevar.

Mis manos me responden en forma adecuada proporcionándome un goce y
una energía acelerada en mis hormonas femeninas, que elevan mi temperatura
hasta derramar partes ocultas de mi cuerpo.

atracción, magnetismo

atracción, magnetismo

Puedo ver la variación en zonas de su cuerpo.
Percibo sus sensaciones, su premura, su dilatación. Siento su calor.

Me pregunto cuanto de esto es amor, cuanto deseo.
No se si lo voy a poder separar.
Solo se que quiero rendirme en sus brazos,
fundir su cuerpo y el mio,
que no quepa entre ellos ni un rayo de luz.

Que tendrá de normal esta locura.
Quien me asegura que esto es normal,
si cuando me roza prendo fuego al mar…

Todo no es casualidad.

 

 

@amparoperezortola  © 30.01.2017

Publicado 25.06.2017

 

 

 

 

 

 

 

Dicen que si bebes, no conduzcas

Destacado

Me sumergí en un caliente y espumoso baño.
Cerré mis ojos e incluso la mente.
Cada parte de mi cuerpo se fue relajando lentamente.

Mmmm!!  Que bueno, cuanto tiempo sin darme este placer.

baño de espuma

baño de espuma

Sabía que si permanecía un poco mas acabaría durmiéndome, así que alargué la estancia en la bañera únicamente cinco minutos mas.

Me cubrí el cuerpo con una toalla caliente y con otra envolví el rebelde cabello.

El cuarto de baño estaba lleno de vaho, no se veía nada. Con un extremo de la toalla limpié el espejo formando círculos.

Al verme reflejada exclamé un sonoro «Huy…»

No me había desmaquillado y se me había corrido el rímel.  Todo el contorno de los ojos estaba completamente ennegrecido. Mi apariencia era la de un mapache.

Busqué hasta la saciedad el desmaquillante, pero finalmente tuve que desistir.

Ya me lo han cogido otra vez !!
Que manía tienen de no devolver las cosas a su sitio.

 

Sigue leyendo

Quizá solo es un vicio

Destacado

 

Estoy inquieta. Algo me desvela.
La noche esta oscura.  La Luna está oculta.

Enciendo un cigarrillo, aspiro una profunda calada.
El humo se viene hacia mi, me ciega.
Cierro los ojos.

Es un vicio. Lo sé.

Siento que me ahogo, necesito una válvula de escape.

Me subo a la moto. Giro la llave y la pongo en marcha.
Me encanta su sonido atronador.

Embrago, pongo primera.
No enciendo las luces, pienso ir a oscuras, tampoco llevo equipaje, no quiero llevarlo.
Únicamente voy con lo puesto.

Se que olvido algo importante, pero como siempre, voy con prisas y no atino a saber que es, o mas bien, creo que me importa poco.

De vicios

A cien por hora

Pongo segunda.
El mar queda a mi izquierda, siento su olor e incluso adivino su sabor salado.
Eso me pone a cien.

Sigue leyendo

Gente que vale la pena

Destacado

Me gusta esa gente, que es humilde y sencilla, pero directa y con carácter.

Que no te critica, simplemente te escucha.

Que te repite hasta la saciedad que valores lo que posees y
que olvides de una puñetera vez lo que te duele.

Que no se corta un duro en decirte que no quiere verte otra vez con ese horrible chándal, porque sabe que lo utilizas de pijama cuando estás en casa.

Que de repente y sin más te envía unas frases que te motivan y eso te alegra el alma.

Que cuando en el rostro la risa es escasa, hace todo lo posible por sacarte una sonrisa.

Que consigue hacerte reír a carcajadas poniéndose de ejemplo.

Esa gente con la que en algún momento has llegado a perder la noción del tiempo y del espacio, porque te sientes muy a gusto.

Que en los momentos alegres estuvo y en los duros te da la mano y no te la suelta hasta tener la plena seguridad de que

Sigue leyendo

Mamá, quiero ponerme un piercing

Destacado

Esa edad en que tus padres te parecen los mas “Carrozas” del Mundo.
Esa edad en que lo sabes todo y lo quieres todo.
Esa edad en que lo que dicen tus amigas “Va a Misa”.

<<Bienvenidos a la adolescencia>>

Era un Sábado por la tarde, estaba yo en mi tienda cuando entró por la puerta mi hija con sus amigas. Por aquel entonces ella tendría unos 14 años.

-Hola mami.

-Hola guapa.  Mejor dicho, guapas.

-¿Que tal va la tarde?

-Pues la verdad, mas aburrida que una Ostra.

-Aaaaa…

-¿Y vosotras, de paseo?

-Bueeenooo… Dando una vuelta.

-Pues muy bien.

-Pues esto, ejem, jeje.

Habia algo en su semblante que me hizo estar alerta.
Tenía esa típica carita dulce e inocente de no haber roto un plato en su vida que ponen, cuando quieren pedirte algo, normalmente dinero, o que les dejes volver mas tarde, o ir a algún sitio, vete tu a saber.

Algo tramaba, eso era seguro. Se le notaba a cuatro leguas.
Sus amigas la rodeaban, formando un semicirculo y no dejaban de mirarla, ni de morderse las uñas, todo hay que decirlo.

-Aaaa… Pues muy bien.

-Mamá. ¿Me dejas ponerme un piercing ?

(Eeiee. Cuidadín. ¿He oido bien? ¿Ha dicho piercing? )

Sigue leyendo

La joroba está de moda

Destacado

 

Moda mujer

Moda primavera verano 2015

 

Va a tener huevos esto de la moda,,

 

Durante años me he pasado repitiendo  a mis hijas que corrigiesen la postura,

No hagas chepa, ponte recta, esa espalda, levanta la cabeza ….

Y ahora resulta que las modelos de las firmas mas prestigiosas de moda posan en los catálogos haciendo chepa.

Que poco moderna soy…

Observo el catálogo de Zara, (Zara.com)
Quiero comprar una camiseta colorida y favorecedora, ya que salimos del invierno y apetece sentir el color de la Primavera. Eso anima el cuerpo y el espíritu.

Me gusta seguir las tendencias de moda, y me encuentro con estas chicas, cabizbajas, desanimadas, mirando al suelo, con esas poses y este tipo de ropa.

¿Que será lo que les ocurre? ¿Que les preocupa tanto?

¿Quizá será que estas chicas están tristes porque no cobran a final de mes,
o creen que la empresa para la que trabajan «va a hacer un ERE» ??

Sigue leyendo

Quiero dormir contigo

Destacado

Hasta que no me convertí en madre no asumí que la locura, al igual que la transmisión de ondas de radio, se intensifica por la noche.

Les gusta jugar al juego de las camas, valga la redundancia.
Esta se inicia con la llegada de repente y sin mas de «un intruso», diciendo:

Mami… No puedo dormir…

Algo comprensible, si total «ha estado intentando dormirse con todas sus fuerzas durante seis largos minutos».

Todo un récord !!!

Tiempo mas que suficiente para saber que tiene insomnio, provocado por el miedo a la oscuridad,  a la sombra de los árboles que se asoman por la ventana, o al demonio del Exorcista que habita debajo de su cama.
Vete tu a saber…

Como padres sabios, en ese crítico momento,  le decimos dulcemente que no hay demonios ni nada parecido, que todo son mentiras de las películas.

Así que un besito y ala… A dormir.

Pero no.  El truco no cuela, pues el niño 

Sigue leyendo

Cada loco con su cana… O su canal

Destacado

Vengo de la peluquería. Entro en casa con una sonrisa de oreja a oreja.

En la TV estan haciendo futbol y el teleespectador es mi marido. Le doy un beso y me siento a su lado en el sofá.

-Hola. ¿Que tal?

No se ni porqué pregunto. En primer lugar, a mí el fútbol me la trae floja. Y en segundo lugar, cuando hay fútbol en la TV, mi marido se queda embelesado y no oye, ni ve «tres en un burro».

-¿Como van?

-Faltaaaa !!!

Sigue leyendo

La postura cuenta

Destacado

Estaba tumbada en mi sofá, en una postura poco femenina. Una pierna sobre el respaldo, la otra en caída libre y pensando en las musarañas.

Era uno de esos días que no tienes ganas de pegar golpe.

Ojala tuviese yo una varita mágica como Mary Poppins,  que me limpiase toda la casa por arte de magia. Pensé.

Allí estaba yo embelesada, imaginándome la situación y recreándome en ella, cuando sonó un pitido en el móvil, un wasap.

Esto estropeó el glorioso momento, me sacó de mi ensimismamiento trasladándome a la triste realidad. Seguía todo por hacer, no había varita.

No osé mirar quien era el idiota que había roto el silencio, mis pocas ganas de mover ni un mísero músculo me lo impidieron, así que me mantuve en la

Sigue leyendo

La teleoperadora, mi peor pesadilla

Destacado

(15:00 horas)

Ring…,    Ring…,    Ring…

-¿Digame?

-Buenas tardes. La señora Tal?

-Si. Soy yo.

La llamo para comunicarle que le ha tocado un premio.

-¿Un premio?

-Un viaje para dos personas con todos los gastos pagados. 

-¿En serio?

-Por supuesto. Hoy es su día de suerte.

“Que way !!!”

-Caramba. ¡ Pues que bien ! Muchas gracias.

-Me llamo Fulanita de Tal, pero puede llamarme Fulanita.

«Joder. Menudo nombre, valga la redundancia.»

-Vale. Si usted lo dice…

-Como le estaba diciendo, ha sido elegida entre cientos de miles de personas.
A cambio, usted solo tiene que contestar unas preguntas.

-Bueno.

¿Tiene usted computador en casa?

“¿Compuqué?»

Sigue leyendo

Telefonos del futuro

Destacado

¿Tener un teléfono seria como dejar entrar un espía en su casa?

¿Podría oír la gente que estuviera en la línea, lo que uno conversara?

Si la electricidad llevaba las voces por una línea, ¿También podría llevar enfermedades?

¿Podría el teléfono hacerle algún daño? ¿Podría la gente volverse sorda o enloquecer?

¿Qué pensaría Dios de todo esto?

Había gente que encontraba versos en la Biblia que parecieran prohibir el uso del teléfono dos años antes de que se hubiera inventado.

Sigue leyendo

Tu casa, la mejor dieta de adelgazamiento

Destacado

La forma en que decoramos y ordenamos nuestra casa, tiene íntima relación con la conducta alimentaria y esto repercute en el incremento de peso en las personas.

Lo primero que debemos hacer, es fijarnos en como tenemos estructurado nuestro salón. Mesa de comedor a un lado y sofás al otro, es la típica distribución, pero no le solemos dar a la mesa la importancia que se merece.

Sigue leyendo

La crisis me hizo mas humana

Destacado

Hace un tiempo, una amiga mía utilizó una expresión bastante popular:
«Donde comen dos, comen tres».
En ese momento le dí la razón. ¿Porque no?

Hoy en día no se la daría tanto.
Donde comen dos pueden comer tres, pero en menor cantidad claro esta.
Cuatro, lo vería mas complicado. Pero cinco ya, sería hacer malabares.

Pues resulta que yo ahora soy malabarista.

Sigue leyendo

idiotizados por la TV

Destacado

Pasamos mucho mas tiempo delante del televisor de lo que nos imaginamos. Esto hace que otras actividades queden relegadas a un segundo término.

Realizar algún deporte que nos guste, pasear disfrutando del aire puro de la playa, solos o acompañados, aunque sea de nuestra mascota.
Pasear por las calles de nuestra ciudad, saludando a otras personas conocidas, intercambiando opiniones…Saborear un buen café con alguna amiga/o en una terracita o en nuestra propia casa, sentados en ese super-sillón favorito.
Podar y regar las plantitas del balcón. Leer un  libro acurrucados en el sofá o en una cómoda hamaca en el jardín…

E incluso curiosear el blog de Si no lo digo… ! Reviento !!

Sigue leyendo

Rosana, otro año mas en tu CV de vida

Destacado

Tengo en mi mente muchísimas cosas que decirte, pero claro, como siempre me enrollo como las persianas, porque se me agolpan las palabras y en este caso concreto los sentimientos…

Tendré que ser breve  y elegir muy bien lo que plasme aquí.
Lo tengo difícil, no creas,…

Sigue leyendo

Para mi hija Clara, con amor

Destacado

Hoy, hace 22 años que formas parte de mi vida.
Estoy muy orgullosa de ti, lo sabes, aunque algunas veces me saques de quicio,… Pero bueno,.. Eres preciosa, pero no perfecta, y no me queda otra que asumirlo.

Aun y así, te quiero, cosa que también sabes, por eso estoy y estaré siempre.
Porque soy tu madre, no tu amiga, unicamente tu madre.

Sigue leyendo

dame tomate

Destacado

No he tenido nunca  el «gusto»  de ver, en vivo y en directo, la tradicional Fiesta de la Tomatina de Buñol, pero cada año la veo en Televisión.

Sigue leyendo

Te añoro

Destacado

Hace tiempo que no vienes.
Las noches se me hacen eternas.

Sigo esperando,
porque tú me lo indicas.
No se porqué lo hago,
pero te sigo la corriente.
Siempre he creído en ti.

Si supieras cuanto te añoro…

Venías a verme casi todas las noches
cuando todos dormían,
cuando todo quedaba en silencio.

Mi cuerpo quedaba alumbrado
por la suave y mágica luz de la Luna.

Luz de Luna

Luna

Te acercabas despacio,
sigilosamente.
Me susurrabas al oído palabras bellas, dulces,
muy hermosas
.

Yo sonreía.
Me alegraba tanto que me despertaras así.
Tu lo sabías.

Nuestros pensamientos estaban enlazados.
Nos amábamos.

Ahora todo ha cambiado.
No me hablas.
No te manifiestas.
Hace tiempo que no vienes.

Si me quejo,
no obtengo respuesta.

Empiezo a dudar de ti.
Va a ser
que esta relación nuestra
está llegando a punto muerto.

Te añoro tanto

Inspiración.  Vuelve pronto a mí.

 

 

fotomontaje amparoperezortolá

 

 

 

 

 

 

 

8ª.-Sesión con mi psicoterapeuta

Destacado

PARTE INTEGRANTE DE  MI  PSICOTERAPEUTA Y YO

CAPITULO 8

 

-Cuanto tiempo sin verte.

-Sí. La verdad es que hace mucho tiempo.

-Empezaba a preocuparme, sabes… El no saber de ti. ¿Los análisis bien?

-¿Qué análisis?

-Me hiciste llegar una carta ¿Recuerdas?

-Ahhh…. Si, la carta.

-¿Y porque has tardado tanto en volver?

-No me diga que me ha echado de menos…Ajajaja. Esto es la monda.

-Hacía tiempo que no te veía, por eso lo he comentado.

-Pues ahora que lo dice, yo a usted si la he visto.

-¿A mí?

-Sí. El otro día la vi tomando café con un “bomboncito”. ¿Quién es?

Sigue leyendo

7ª.- Sesión con mi psicoterapeuta

Destacado

PARTE INTEGRANTE DE  MI  PSICOTERAPEUTA Y YO

CAPITULO 7

 

(Toc, toc, toc…)

-Adelante.

-Doctora. Esta mañana llegó esta carta para usted.
Es de la paciente “X”.

-¿Una carta? Démela y la leeré. Ya le aviso yo, gracias.

-De acuerdo, Doctora.

 

Querida Doctora,

Supongo que se habrá llevado una sorpresa al recibir esta carta, ajajaja…

Se la he enviado, bueno…En realidad se la he dado a mi compañera de piso
para que se la dé a usted, porque ella pasa por esa zona y…
Bueno, da igual, se lo explico ya porque no tengo mucho tiempo.

Pues, es que, haber, no sé como decírselo…
Allá va, venga.
A la de una, a la de dos y a la de tres:


Que hoy no iré. Eso. Eso es.
Que no voy.
Eso era.
Buffff… Ya lo dije.
Por fin. Madre mía, lo que me ha costado, joder.
Sigue leyendo

6ª.- Sesión con mi psicoterapeuta

Destacado

PARTE INTEGRANTE DE  MI  PSICOTERAPEUTA Y YO

CAPITULO 6

 

-Lo del otro día no me gustó nada en absoluto. Espero que no vuelva a suceder.

-¿El qué?

-Tu actitud, vamos. No creo que haga falta que te lo recuerde.

-No…  Me acuerdo perfectamente. Creo que la dejé “kao”,  ajajajaja.

-¡Basta ya de risas! Y lo que te he dicho, espero que te quede claro.

-Sí. Clarito me quedó.

-¿Qué me cuentas?

-Ahí afuera… Mientras esperaba, he ojeado una revista.

actitud ante la depresion

actitud ante la depresión

 

-Sigue.

-Nada. En una ponía no se que, sobre la depresión.

-Sí, puede ser. Hay revistas sobre ese tema.

-Yo creo que tuve una depresión.

-¿Tuviste? ¿Ya no la tienes?

-¿Acaso tengo cara yo de depresiva? Ajajajaja.

Sigue leyendo

¿Sientes que el tiempo pasa volando?

Destacado

Siempre he tenido la sensación de que cuando era pequeña los días duraban el doble, que las horas no pasaban nunca…

Ahora los días me pasan volando, al igual que las semanas, meses y no te digo de los años…

Dentro de unas semanas será Navidad !!

Cuánto más mayores nos hacemos más aumenta la sensación de que el tiempo se acelera, de que la vida pasa cada vez más deprisa.
Es el llamado efecto reminiscencia.

La memoria está íntimamente ligada con la intensidad de las emociones y acontecimientos vitales vividos.
Es un recurso de nuestro cerebro para concentrar los recuerdos en períodos concretos de nuestra vida y que se empieza a manifestar a partir, más o menos, de los cincuenta años de edad.

Es en este momento, cuando en nuestra memoria se acumulan y rememoran aquellos instantes vividos, de cuando teníamos alrededor de veinte años.

A esa edad es cuando se presentan en la vida de las personas sucesos emocionalmente intensos. Los primeros viajes, el amor más consolidado, un trabajo más estable…

Efecto reminiscencia

¿Sientes que el tiempo pasa volando?

Es en definitiva, cuando se configura nuestra forma de ser y lo que seguramente seremos el resto de nuestras vidas.

Con el paso de los años formamos una familia, nos acostumbramos poco a poco a una rutina.

La falta de nuevas experiencias y la monotonía hacen que se tenga la sensación de que el tiempo pasa rápidamente, es decir, cuantos más recuerdos iguales tenemos, más deprisa pasa el tiempo, porque nos instalamos en esa rutina que tan poco nos aporta.

Si queremos parar el tiempo, o al menos la percepción que se tiene de él, el secreto está en dotar a nuestra memoria de nuevos recuerdos, experiencias y sensaciones que permitan a nuestro cerebro “paladear y saborear” los acontecimientos que estamos viviendo.

Hay que procurar salir de casa, pasear, quedar con nuestras amistades, atreverse a variar un poco nuestras aficiones, aprender (cursillos de idiomas, cocina, informática, manualidades…)

La conclusión es, aprovechar al máximo los días de nuestra vida, convirtiéndola así en algo más que una mera y simple rápida rutina.

Efecto Reminiscencia

Efecto Reminiscencia

 

 

Artículo realizado por Amparo Pérez Ortolá para la Revista TresVida.
Publicado el 4 de Febrero de 2009

SI NO LO DIGO… ! REVIENTO !
fotomontajes: amparoperezortola.wordpress.com

 

 

5ª.-Sesión con mi psicoterapeuta

Destacado

PARTE INTEGRANTE DE:  MI  PSICOTERAPEUTA Y YO

CAPITULO 5

 

-Te veo bien hoy. Tienes buena cara.

-¿En serio? Pues gracias. Yo también me veo muy monina.

-Me refería a tu semblante. No refleja mal humor, como otras veces.

desenfadada,

desenfadada

-Ahhh…. Que idiota. Creí que se refería a que me veía guapa.
Lo de idiota sobraba… Perdón.

-Perdonada.

Vale.

-Cuéntame cosas. ¿Qué has hecho últimamente?

-¿Yo?  Lo típico. Taxi hacia arriba, taxi hacia abajo. Taxi, taxi, taxi….

-¿Te desplazas con taxi?

-Ajajajajajaja….. Qué risa…. Ajajajajaja

-¿Qué pasa?

-Ajajajajajaja…. Que me meo… Ufffff… 

-Oye…

-Oigo… Buffff
Ya, ya estoy, venga.
Dime, perdón, diga.

-No se. Tu dirás.

-Yo soy la taxista.
Qué bueno tío, ésta me la apunto,  ajajajajaja

-Que graciosa estas hoy.
Bien…Pues vamos a reírnos juntas.

Sigue leyendo

4ª.-Sesión con mi psicoterapeuta

Destacado

PARTE INTEGRANTE DE  MI  PSICOTERAPEUTA Y YO

CAPITULO 4

 

-¿Qué tal te encuentras hoy de humor?

-Hoy estoy fatal…  Mi humor hoy está en números rojos. Peor que la prima de riesgo.

-Si esta así, la cosa es grave.

-Sí. Estoy de mal humor pues.

-¿No quieres contármelo?

-No. Solo quiero llorar.

-Pues hazlo. Si así te vas a sentir mejor.

-Gracias, pero ya he llorado antes de venir… Y ayer… Y antes de ayer… Y el otro… Y el otro… Y …

-Vale, vale. Veo que has llorado mucho.

-Sí…. Mucho.

-¿Qué te pasó para que lloraras tanto? Si puede saberse.

-No. No puede saberse. Solo lo puedo saber yo.

Sigue leyendo

3ª.-Sesión con mi psicoterapeuta

Destacado

PARTE INTEGRANTE DE  MI  PSICOTERAPEUTA Y YO

CAPITULO 3

-¿Qué me cuentas?

-Pues que estoy de mala leche. Estoy que la tierra me traga, así estoy.

-Caramba. ¿Por qué razón estás así?

Porque me da la real gana.

-Ah, bueno, si es por eso…

Si. Es por eso, por aquello, por lo demás allá y porque si. Y punto.

-¿Y entonces dices que es por nada?

-Ya le he dicho que es por todo.
Me indigna el sistema.
Sistema corrupto e injusto.
Si tienes poder robas, si tienes valores te jodes.
Y nosotros ahí, mirando y sin ver. Viendo y sin hacer. Que mierda.

-Ah.

Sigue leyendo

La cita

Destacado

La vista desde el sofá indicaba el típico apartamento de soltero. Chaquetas por las sillas y periódicos y revistas apiladas por doquier. El portátil sobre la mesa frente a la cocina americana.
A través de los ventanales se filtraba una deliciosa luz de atardecer. El conjunto era armonioso.
Se acercó con unas tazas de té. Las saboreamos tranquilamente recostándonos en el sofá.
Acarició mi mejilla. No opuse resistencia, me gustaba lo que allí se estaba iniciando.
Sin dejar de mirarme desabrochó el liviano vestido, acarició mis hombros y lo que el sujetador dejaba entrever. Posó los labios sobre la piel tibia del pecho deslizando la lengua por el pezón. La respiración de ambos aumentó. Nos miramos.
Acaricié sus dulces labios. Estos se rozaron y las tímidas lenguas también.

En el ambiente se respiraba una cálida sensualidad. Entrelazamos nuestros dedos y acercándolos a mi entreabierta boca los lamí. Sutilmente apartó la tela del vestido y con su dedo humedecido dibujó figuras geométricas en mis caderas y mi vientre. Los bajó un poco más y con mano delicada y experta acarició entre mis piernas y de nuevo me dejé hacer.

la cita


Cómo hablar

Música Amaral – Cómo hablar
Imagen vía web

@amparoperezortola
#sinolodigoReviento
08/07/2013



Ester sin «h»

Destacado

Ester, mi  “Esteruxi”.
Nunca dejará de sorprenderme.

Los médicos estimaron que nacería el día 4 de Julio, fecha importante en algunos países y también para mi, claro está, ya que iba a nacer mi pequeña, mi tercera hija.

Pero no fue así.
Ester quiso nacer dos días antes y así fue.

Era Lunes, me desperté temprano. Algo me pasaba, me sentía inquieta y aunque lo intenté no conseguí dormirme. Notaba unas punzadas en el costado y en el bajo vientre.
Ese tipo de sensación no era nuevo para mí, no era madre primeriza.

Desperté a mi marido.
El, medio adormilado me dijo:

-¿Que pasa?

Creo que estoy de parto.

-¿En serio?

No hombre, es broma, ajajajaja. Venga vamos.

-¿Ahora? ¿Por qué? ¿No era el día 4?

No. Es hoy.

-¿Cómo lo sabes?

¿Tu qué crees? Me lo acaba de decir, y me lo deja «clarito».

Hable con mi vecina y se ofreció a cuidar a mis hijas que seguían en sus camas.

Nos fuimos hacia el hospital. Una vez allí, me condujeron hacia  la sección de paritorios.
La matrona que me atendió me miró con cara de “pocos amigos”. No se si se debería a que su turno terminaba en breve y tenia ganas de marcharse, o es que realmente la pobre tenía esa cara de estúpida.

No me lo dijo, pero sé que pensó: “Mira, otra novata”.

Me examinó concienzudamente  y con mucha diplomacia, me dijo que estaba
muy verde, que me fuese y que ni se me ocurriera siquiera volver el día 4.

Así que sin rechistar y siguiendo sus instrucciones me fui a mi casa “a ver la telenovela”.

La mañana fue pasando y la tarde también.
Alrededor de las ocho, Ester volvió a dar señales de vida, y esta vez fue más insistente, por lo que decidí de nuevo hacer visita al hospital, no sin antes ir preparada.

En mis anteriores partos aparte del dolor, de los nervios y todo eso, lo que realmente mas recuerdo es la cantidad de hambre que he pasado. No se porque será, pero a mi me da por ahí. Así que sin prisas, pero sin pausas me puse a preparar la cena.

Como no era el momento de preparar un cordero al horno ni nada similar, decidí que haría una cena “fácil”. Bocadillos para todos.
Para ser sincera he de decir que me hice uno de mis preferidos:

Tortilla con Jamón Serrano, y como no, puestos ya, acompañado de una cerveza, eso si, sin alcohol, no fuera que al llegar al hospital me entrara la risa tonta que me da cuando bebo cerveza y me volviesen a poner de patitas en la calle como me había ocurrido por la mañana.

Recuerdo que mientras cenábamos, mi Clara, la mayor (de entonces nueve años de edad) me miraba constantemente de reojo, hasta que finalmente dejó de reprimirse y muy sutilmente me preguntó:

Mamá…. ¿Te vas a ir al hospital y te haces un bocata y una cerveza?

Pues si, cariño.

– Mummm…. ¿Que allí no dan de comer?

Si, claro. Pero al cabo de unas horas será.

-Ahhhh… Vale.

-¿Es preciso que vayas hoy? (Preguntó Rosana, con entonces seis años)

Pues va a ser que sí.

-Pues que rollo.

¿Por?

-Porque hoy es Lunes mamá !!!

¿Y que si es Lunes?

-Los Lunes en la tele hacen “El Gran Prix”  y me lo voy a perder… (Contestó)

Ajajajajaja. Tranquilas. Podréis verlo en casa los abuelos.

-Bien ¡! (Respondieron las dos al unísono)

Ya mis hijas situadas en casa de mis padres, me fui hacia el hospital en compañía de mi madre y mi marido.

De camino, el me preguntó:

-¿Estás segura de que va a nacer hoy?

Hombre… Segura… Segura… Yo diría que sí, pero… 

-No… Yo lo digo porque como esta mañana… Ya sabes… Te han dicho que no vuelvas…

Ya…. Que idiotas !!… 

-Pero… ¿Qué esta mañana has ido al hospital y no me dices nada? (Dijo mi madre)

¿Para qué tenía que molestarte?… Además, me han tratado de “novata”… 

Al llegar a zona de paritorios, después de toda la parafernalia de papeleos y otros, me exploraron “de nuevo” y me dijeron que estaba de parto y que  “estaba avanzado”.

Vaya por Dios. No me digas,,,Que novedad  (pensé, pero me abstuve de decir en voz alta, por si las moscas)

“Entre pitos y flautas”, la cuestión es que ni sala de dilatación, ni cuentos chinos,
“directa al grano”, es decir, a  paritorio de cabeza (por decirlo «finamente»)

Tengo que reconocer que estar de parto es toda una experiencia. Tiene su lado doloroso, claro esta, pero a cambio recibes un regalo muy especial, a tu propio hijo.

Eso si, tengo que admitir, que de todos mis partos, este fue el más emotivo, sobre todo porque mi marido estuvo presente y eso me gustó de lo más, ya que en los anteriores no se lo permitieron.

El 2 de Julio de 2001, a las doce menos cinco de la noche  nació Ester.

Ester sin h **

Me la posaron cuidadosamente sobre mí, cuerpo con cuerpo, piel con piel. Qué bonito…Esto tampoco me lo habían hecho nunca.
Es una sensación muy placentera, tan difícil de explicar…  Que  nunca olvidaré.

Lo que tampoco  olvidaré nunca, fue otra sensación,  «para nada placentera»:

Creí que me moría de la sed, por culpa del Jamón Serrano que me había tomado para cenar.
Buffgg… Fué horrible.

Mi hija

Mi pequeña

 

**Ester sin h,  Estando embarazada se decidió el nombre de Esther para mi hija, lo que ocurrió fué que cuando mi padre inscribió a mi hija en el Juzgado, a la mujer de turno (hablando de estúpidas) no le dió la real gana de colocar la H, y la cosa quedó así.
A Ester le encanta su nombre sin la h.
Cuando se lo han escrito de forma incorrecta ella ha matizado:
Me llamo Ester, Ester sin h.

fotomontaje con fotografía actual de Ester

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1ª.- Sesión con mi psicoterapeuta

Destacado

PARTE INTEGRANTE DE:  MI  PSICOTERAPEUTA Y YO

CAPITULO 1 :

 

-¿Mientes?

-No

-Empecemos de nuevo. ¿Mientes?

-¿Por?  ¿A que viene eso?

-¿Qué tipo de mentiras dices?

-No se, depende. Mentiras piadosas supongo, nada mas.
¿Y usted, que tipo de mentiras dice?

-¿Por qué lo haces?

-Yo que se. Porque  pienso que en ese momento es lo que toca, es lo mejor. 

-¿Te gusta que te mientan?

-No. Lo odio.

-¿Eres feliz?

-Si.

-¿Has sido infeliz alguna vez?

-Si.

-Entonces ¿Lo has superado, lo de la infelicidad?

-Sí.

-Y ¿Cómo te sientes?

-Bufffgg…Que insistencia. Ya lo he dicho. Soy feliz. 

Sigue leyendo