Dicen que si bebes, no conduzcas

Destacado

Me sumergí en un caliente y espumoso baño.
Cerré mis ojos e incluso la mente.
Cada parte de mi cuerpo se fue relajando lentamente.

Ummm… Que bueno, cuanto tiempo sin darme este placer.

baño de espuma

baño de espuma

Sabía que si permanecía un poco mas acabaría durmiéndome, así que alargué mi estancia en la bañera únicamente cinco minutos mas.

Me cubrí el cuerpo con una toalla caliente y con otra envolví mi rebelde cabello.

El cuarto de baño estaba lleno de vaho, no se veía nada. Con un extremo de la toalla limpié el espejo formando círculos.

Al verme reflejada exclamé un sonoro “buffffff…” No me había desmaquillado y se me había corrido el rímel.  Todo el contorno de mis ojos estaba completamente ennegrecido. Mi apariencia era la de un mapache.

Busqué hasta la saciedad el desmaquillante, pero finalmente tuve que desistir.

Ya me lo han cogido otra vez !!
Que manía tienen de no devolver las cosas a su sitio.
Bueno, la verdad es que esto lo han heredado de mi.
En fin, eso ahora no viene a cuento.

Sigue leyendo

Anuncios