Todo no es casualidad

Destacado

 

 

El se introduce en mi mente creándome una temperatura corporal  elevada, superior a la normal.
Siento un impulso instintivo, excitante, interno, continuo.

Experimento una actividad física que no puedo controlar.

Abro la puerta, empleo el tacto en los muebles para guiarme en la oscuridad.
No esperaba esto, pero no lo voy a posponer.

Escucho su voz en susurros, de forma suave me guía y me dejo llevar.

Mis manos me responden en forma adecuada proporcionándome un goce y
una energía acelerada en mis hormonas femeninas, que elevan mi temperatura
hasta derramar partes ocultas de mi cuerpo.

atracción, magnetismo

atracción, magnetismo

Puedo ver la variación en zonas de su cuerpo.
Percibo sus sensaciones, su premura, su dilatación. Siento su calor.

Me pregunto cuanto de esto es amor, cuanto deseo.
No se si lo voy a poder separar.
Solo se que quiero rendirme en sus brazos,
fundir su cuerpo y el mio,
que no quepa entre ellos ni un rayo de luz.

Que tendrá de normal esta locura.
Quien me asegura que esto es normal,
si cuando me roza prendo fuego al mar…

Todo no es casualidad.

 

 

@amparoperezortola  © 30.01.2017

Publicado 25.06.2017

 

 

 

 

 

 

 

Quizá solo es un vicio

Destacado

 

Estoy inquieta. Algo me desvela.
La noche esta oscura.  La Luna está oculta.

Enciendo un cigarrillo, aspiro una profunda calada.
El humo se viene hacia mi, me ciega.
Cierro los ojos.

Es un vicio. Lo sé.

Siento que me ahogo, necesito una válvula de escape.

Me subo a la moto. Giro la llave y la pongo en marcha.
Me encanta su sonido atronador.

Embrago, pongo primera.
No enciendo las luces, pienso ir a oscuras, tampoco llevo equipaje, no quiero llevarlo.
Únicamente voy con lo puesto.

Se que olvido algo importante, pero como siempre, voy con prisas y no atino a saber que es, o mas bien, creo que me importa poco.

De vicios

A cien por hora

Pongo segunda.
El mar queda a mi izquierda, siento su olor e incluso adivino su sabor salado.
Eso me pone a cien.

Sigue leyendo